viernes, junio 02, 2006

Fabulas de Bosnia


“La traición, el desmoronamiento y el caos de nuestro país, la difícil situación en la que se ve arrojado nuestro pueblo, la guerra de Bosnia y Herzegovina, el exterminio del pueblo serbio y mi propia enfermedad han hecho que mi vida ya no tenga sentido, y por ello he decidido liberarme de la enfermedad, y sobre todo, de los sufrimientos causados por el ocaso de mi país; de este modo permito que mi organismo agotado, que no soportaba todo esto, descanse”. Esta fue la nota suicida de un ciudadano serbobosnio que fue recogida por el escritor austriaco Peter handke, y refleja la brutalidad de un conflicto iniciado el ya lejano 6 de abril de 1992, cuando comenzaron las hostilidades entre las diversas facciones de la ruinosa Yugoslavia poscomunista, y, casi cuatro años después, había cobrado la vida de doscientas mil personas y desplazado a dos millones mas.

Dedicado a su amigo Ivo Dtandeker, periodista asesinado, TBC, seudónimo de Tomaž Lavrič, escribe y dibuja un denso comic book donde explota las diversas facetas del conflicto, donde un avión de combate que despega de un portaaviones enlaza diversas historias, desde la de una familia de musulmanes desplazados mendigando hasta la hipocresía de los acuerdos políticos, un pitbull alimentado con restos humanos de un campo de prisioneros y fanáticos de Metallica compartiendo tragos y marihuana a ambos lados de las trincheras, la alucinación del yonqui y el inocente juego de un grupo de niños, con un maniquí, exponiéndolo a las balas de los francotiradores entre las ruinas de Sarajevo.

A pesar de su dibujo, brutalmente simplificado, no es un comic sencillo. Es duro e intensamente conmovedor, reflejando la barbarie del conflicto, y en general, de todos los conflictos bélicos, como un estrato subyacente y sin tener la necesidad de usar imágenes explicitas.
Publicar un comentario