viernes, febrero 24, 2006

~

Image hosting by Photobucket
Planetary - W. Ellis & J. Cassaday

¿A usted nunca le ha pasado? Es muy sencillo: va caminando por un barrio desconocido, ve la puerta de un bar, un bar cualquiera, a usted no le importa que música pongan, así que entra, se sienta en la barra y pide una cerveza. Ni siquiera importa si está fría. En esas una adolescente, de cuerpo delgado y tetas pequeñas, se sienta a su lado y le pregunta algo, no se, lo que sea, que importa. Así que aprovecha y le cae. Todo pasa tan rápido que cuando usted se da cuenta esta tirando con ella en un motel, en el apartamento de un amigo, en su casa, en un parque. Es como el conjunto de sucesos que el destino tiene preparado para uno. Porque, no viene al caso, pero que hacía en ese barrio? ¿Por qué entró a ese bar? ¿Porqué quiso follar con ella? Es todo tan extraño en ocasiones. Es como esas BBS que después de estar en la total anarquía entran en el silencio terminal. O como otras donde las conversaciones muertas de usuarios desaparecidos languidecen recogiendo polvo digital.

Una vez me senté en el malecón, en la Habana, y observaba que había muchos gays. No me importo así que seguí tomando ron. Al ir a una tienda a comprar cigarrillos una señora me pregunto, con todo franqueza, que si era homosexual. Le dije que no, que porque preguntaba. Y me dijo que yo estaba sentado en la parte gay, que si no lo era mejor sería que cambiara de sitio. Recuerdo que me reí y volví a donde estaba. No me importo. Al fin y al cabo todas las mujeres que había por ahí eran putas gordas y fofas.

Eso me paso en la época en que estuve en Cuba trabajando para la Dirección de Inteligencia. Me habían contratado para hackear un par de cuentas de correo de altos funcionarios gubernamentales, los cuales eran sospechosos de entregar información al gobierno gringo. Abrirlas fue la cosa más sencilla. Desencriptar la información que habían enviado era más complejo, uno, porque casi todos los archivos tenían una contraseña de 128 bits, y dos, porque estaban encriptados en un algoritmo de 256 Kb. Ya llevaba como cuatro semanas, trabajando lento, con toda la paciencia del mundo. Inteligencia estaba un poco molesta por mi demora, pero como no tenían nadie mas quien lo hiciera, no había otra salida, así que esperaron. No es que el hacking estuviera a la baja, pero eran pocos los hackers que se atrevían a hacer este tipo de trabajos. Tal vez si no hubiera muerto Predat0r, o Æ, lo hubieran hecho rápido, y yo estaría en un problema porque les cobre el triple. Al final, quien podía hacerme competencia? Los pocos hackers buenos que quedaban en el mundo estaban trabajando para putos gringos, ya fuera en sistemas de defensa, inteligencia o contrainsurgencia, y el resto no era sino un montón de Lamers molestos. Y la Revolución fusiló al resto de nosotros.


Powered by Castpost

Publicar un comentario