viernes, octubre 06, 2006

The Hitman – 10000 balas

“¿El plan? Iremos hasta el sitio de los Dubelz y mataremos y mataremos y mataremos y mataremos y no pararemos hasta que Johnny Navarone y cada uno de esos piojosos hijos de puta estén muertos. Ese es el plan."

Tengo unas cuantas reseñas pendientes: Transmetropolitan, 100 balas, los Invisibles, otros arcos argumentales de Hellblazer. Pero ya habiendo presentado al buen asesino de Monaghan, no voy a joderme la vida, por lo menos esta semana. Así pues, 10000 balas.


Creo que ya hablé de cómo adquirió sus poderes. Pues bien, el alienígena que lo atacó acababa de matar a un capo, el líder de la mafia de Gotham el cual, de todas formas, hubiera sido asesinado por Monaghan. Ya saben lo que dice el dicho popular, “nadie muere en la víspera”, si no te logra matar un asesino convencional te mata un extraterrestre que se come tu medula espinal: esas cosas pasan. Sin embargo Joe y Moe Dubelz, hermanos siameses hijos del mafioso, se enteran de que Monaghan fue hallado en la escena del crimen, y estando convencidos de que fue el autor del asesinato de su padre, ordenan a sus hombres que lo maten, pero uno a uno van cayendo. Es apenas lógico: como se sorprende a alguien que tiene visión de rayos x y telepatía?. Hasta que Monaghan interrumpe una fiesta en su casa y le mete un balazo en la cabeza a Joe, dejando a Moe incapacitado y con la putrefacta cabeza de su hermano pegada a su cuerpo.


Los amigos de Monaghan tampoco son ejemplos de virtud: Sean Noonan es un exsoldado de Corea que trabajó como matón en los años 50 hasta que tuvo dinero y puso un bar. Harken es el típico exmarine algo idiota, de los que suelen manejar las ametralladoras: grande, fuerte e Imbécil, con mayúscula. Ringo Chen es un asesino inspirado en las películas de John Woo y creado como homenaje a Chow Yun Fat, elegante, efectivo y sumamente costoso. Y Patrick, el sobrino de Sean, es el mejor amigo de Monaghan. Este suele molestar a Harken, quien ha intentado varias veces golpearlo pero no lo ha logrado, gracias a las frecuentes intervenciones de Monaghan y su tío.

Ten thousand bullets
, el volumen 2 de la serie (# 4-7), presenta a Natt the hat, un expandillero de Detroit y viejo amigo de Monaghan con quien estuvo en el Golfo, junto al cual masacran una unidad del SAS británico en un incidente de fuego amigo nunca reportado. Natt huye de Detroit y decide quedarse en Gotham junto a Monaghan, y este le pide que lo acompañe a terminar a un supertipo llamado Nightfist que se ha dedicado a comerciar drogas que les quita a sus victimas, los traficantes de Gotham. Pero el trabajo resulta siendo una emboscada de Johnny Navarrone, un tipo de Miami contratado por Dubetz para matar a Monaghan y quien se precia de ser el mejor asesino del mundo. Monaghan resulta herido de gravedad y Natt lo lleva al apartamento de Wendy, una bonita morena con quien Monaghan lleva un par de meses saliendo. Tras su recuperación, un par de semanas después, ella le termina y lo echa del apartamento por haberle ocultado que era un asesino, lo cual es una muestra de la fuerte personalidad impresa a las mujeres por Ennis. Monaghan busca a su amigo Pat, al cual encuentra en una bañera, agonizante tras ser torturado por Navarrone, quien buscaba rastros del escondite de Monaghan. La masacre para vengar la muerte de Pat es memorable. El volumen finaliza con un numero autoconclusivo llamado La noche en que las luces se apagaron (he night the lights went out, # 8) el cual es una conversación entre los amigos de Monaghan revelando cual ha sido su momento mas cercano a la muerte.

Aun cuando Hitman se caracteriza por su negrísimo humor, no significa que Ennis no pueda escribir escenas de una alta sensibilidad dramática. Las escena de la dolorosa agonía de Pat y de la venganza de Monaghan son duras y emocionantes, mientras los dibujos de McCrea mantienen la línea sucia que caracterizan a la historia.

Los enlaces de rigor:

Wiki
Dentro de la viñeta

El Comic

Pagina interior
Publicar un comentario